El Oviedo Baloncesto recibe este sábado en Pumarín al CB Clavijo con las cámaras de Vinx en directo

El Oviedo Baloncesto tiene este sábado una nueva cita en Pumarín. El choque servirá como punto de partida de la segunda vuelta de la competición de LEB Oro. Como rival: el Clavijo, equipo que dirige el asturiano Jenaro Díaz. El OCB cerró la primera parte de la liga regular con una derrota en casa ante el líder, el Breogán, y ahora quiere volver a la senda del triunfo. El conjunto de Carles Marco ocupa la cuarta plaza de la tabla y quiere seguir escalando posiciones. La cita, con las cámaras de Vinx en directo desde las 18.00 horas, esta programada para las 18.30.

La enfermería del OCB se va quedando vacía. Y es que Carles Marco ya cuenta con Tadas Rinkunas, que estuvo dos meses alejado de las pistas. “Estoy muy contento por haber vuelto. Echaba de menos jugar a baloncesto, sentir las emociones, entrenar, estar con mis compañeros en la pista. Ahora es un poco complicado sentir de nuevo el juego, pero tengo que entrenar más duro que antes para intentar volver en buena forma”, señaló el jugador.

El alero llegó al OCB en verano y poco a poco se ha ido adaptando a la ciudad, a la competición. En este sentido, asegura que hay mucha diferencia entre la liga española y la lituana.“En mi opinión los partidos son totalmente diferentes. En Lituania jugamos más lento que aquí ya que tenemos muchos veteranos, al contrario que aquí que son jugadores más jóvenes, por lo que en Lituania el juego es más lento, pero más inteligente. Aquí se corre más y es un estilo más atlético. Espero aportar al equipo buenas decisiones y juego inteligente porque así es como me gusta jugar”, explicó.

Rinkunas también tiene palabras para los seguidores que cada partido acuden a Pumarín. “Lo mejor de estar aquí son los aficionados. España es un país donde domina el fútbol, pero aquí todo el mundo está loco por el baloncesto, vamos a otras ciudades y en ninguna es como aquí. Como ciudad me gusta Oviedo porque puedes encontrar todo lo necesario, aunque algo malo es que los domingos las tiendas están cerradas, y eso es extraño para mí. Respecto a los entrenadores, son buenas personas y se puede hablar con ellos. Además, fueron grandes jugadores. Recuerdo en 2003, cuando era un niño, la final del Eurobasket de Suecia entre Lituania y España en la que Carles Marco estaba jugando. Mucho ha pasado desde aquello”, concluyó.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias / Deportes

Advertisement

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies